Descubre la Axarquía
Descubre la Axarquía

La Axarquía

Estamos en la comarca de la Axarquía, en cuya accidentada orografía se asientan los pueblos de la Ruta de la Pasa y Moscatel a la Fresca. Todo está dominado por la montaña, a excepción de los pequeños espacios que constituyen llanuras en las desembocaduras de los ríos.

El relieve de la Axarquía es extremadamente compartimentado, constituido en esencia por una sucesión de interfluvios profundamente encajados en el sentido de los meridianos que es la dirección que toman los princpales colectores de la zona.

En la Axarquía malagueña, los pueblos apenas se destacan en el paisaje. Son compactos, con callejas ascendentes, blancos y agazapados en las laderas, apenas se descubren hasta que no se les alcanza. Comparten caracaterísticas similares. Podemos decir que son pueblos "amontonados", situados a lo largo de dos franjas. Una que atraviesa Europa desde la cuenca del Serra hasta la estepa rusa y otra que cubre las costas del Mediterráneo, en esta zona es donde se encuentran los mayores asentamientos rurales.

 

El Lagar

Dispersos, blancos y pequeños, destacan los lagares entre los viñedos. Han tenido un papel importantísimo en la vida social y económica de la Axarquía.

La difusión del hábitat de este viñedo contribuye a darle un aspecto de profunda humanización con el sembrado de casitas aisladas en medio del viñedo. Este tipo de vivienda poco tiene que ver con el cortijo andaluz de los Montes de Málaga, dedicados a la producción de vino. Los de la Axarquía tienen como principal misión transformar la Uva en Pasa.

Lagar se llama no sólo al sitio específico en donde se pisa la uva, sino a todo el inmueble que constituye el cortijo de la viña.